Matar al mensajero

Héctor casero

El asesinato de doce personas a manos de islamistas radicales en la sede del semanario galo Charlie Hebdo es el último ataque que ha recibido la libertad de expresión. Un golpe de efecto de aquellos que matan en nombre de su Dios a quienes, en este caso, incumplieron la prohibición de retratar al profeta Mahoma. Las 12 víctimas -8 periodistas, 2 policías, 1 recepcionista y 1 visitante- fueron asesinadas por tres radicales que entraron armados con fusiles Kaláshnikov a la redacción donde dispararon a quemarropa. Algunas fuentes presenciales afirman que mientras disparaban ráfagas contra las víctimas, gritaban “Alahu akbar” (“Alá es grande”). Confundir a los radicales con quienes profesan el islamismo es un error tan ridículo como creer que solo empuñando un arma se atenta contra la libertad de expresión.

Última viñeta del director de Hedbo, Charb Última viñeta del director de Hebdo, Charb

En el año 2006, Charlie Hedbo publicó las famosas caricaturas de Mahoma. En…

Ver la entrada original 838 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s